Licenciamiento de contenidos: Licencia de Creative Commons.
Visitas: S.I.J.G.

sábado, 3 de enero de 2015

¿POR QUÉ LOS SACERDOTES NO PUDIERON MINISTRAR AQUEL DÍA?

¿POR QUÉ LOS SACERDOTES NO PUDIERON MINISTRAR AQUEL DÍA?

En 2da Crónicas 5:1-14 encontramos un pasaje que nos muestra la dedicación del templo al Señor bajo el reinado de Salomón. En el versículo 14 leemos que los sacerdotes no pudieron ministrar por causa de la nube, y dice además que la gloria del Señor había llenado la casa. Sobre el por qué no pudieron ministrar, tal vez usted pueda decir basándose en lo que dice el mismo versículo, que por causa de la nube, y que además la gloria del Señor había llenado la casa, ok, eso no está mal, el tema es que ahondaremos un poco más y entenderemos las razones por las cuales realmente no pudieron permanecer dentro del templo y por ende no pudieron ministrar. Leamos,  2da Crónicas 5:13  cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová.  2da Crónicas 5:14  Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.

Este mismo pasaje lo encontramos en: 1ra Reyes  8:10  Y cuando los sacerdotes salieron del santuario, la nube llenó la casa de Jehová.  1ra Reyes  8:11  Y los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová.
Para tener un acercamiento a la situación que  se presentó ese día recurramos por un momento a los siguientes versos, a fin de darle al lector la oportunidad de escudriñar y de entender por sí mismo que fue lo que realmente sucedió aquel día que dedicaron el templo. En Génesis 15:1-18 encontramos el pacto que el Señor hace con Abraham, donde Abraham expresa que no tiene hijo y que el sirviente seria quien heredaría todo, es entonces cuando el Señor le dice en: Gen 15:5  Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia.

Abraham cree al Señor y le es contado por justicia como todos sabemos, es entonces cuando Abraham dice: Gen 15:8  Y él respondió: Señor Jehová, ¿en qué conoceré que la he de heredar?
Esta manera de hablar de Abraham no debe entenderse como que el desconfiara del Señor, al contrario, recordemos que en el verso 6, dice que El creer le fue contado POR JUSTICIA

Gen 15:6  Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia. Y ese “POR JUSTICIA” es una sola palabra en el hebreo (צְדָקָה - tsedacá), lo que quiere decir es que dio credibilidad total al Señor  y  eso lo libro de ser hallado en pecado (injusto), en otras palabras, El creer a lo que el Señor le dijo lo libro de entrar en rebeldía y fue hallado moralmente en rectitud y honestidad. Esto para aclarar este unto en particular, pero para confirmar lo antes anotado, y volviendo al tema central cuando Abraham dice: Gen 15:8  Y él respondió: Señor Jehová, ¿en qué conoceré que la he de heredar?
Aquí la palabra “conoceré” es la palabra yada' (יָדַע), cuyo significado más preciso es:  saber por observación y reflexión, saber por experiencia, también esta palabra Yada', en su radical intensivo y causativo, se usa para expresar un concepto particular de revelación. Por tanto yada' se usa como un paralelismo sinónimo de «oír» (Éxo_3:7), «ver» (Gén_18:21), «percibir» y «ver» (Job_28:7). Así que lo que Abraham decía era que él personalmente debía tener una experiencia tangible; el Señor conocedor de las costumbres de ellos en esos días, decide ofrecerle un pacto, y es aquí donde queríamos llegar para comprender mejor lo de que los sacerdotes no pudieron ministrar. En los versos del 7 al 11 encontramos el sacrificio ofrecido por Abraham al Señor,  y las dificultades que enfrento para mantener el sacrificio limpio y completo para el Señor, luego de toda esta lucha, observe lo que sucedió: Gen 15:12  Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, y he aquí que el temor de una grande oscuridad cayó sobre él.
El punto que quiero llamarle la atención es que en medio del sacrificio y de todo lo que estaba haciendo Abraham para cuidar el sacrificio de las aves de rapiña, dice la escritura que:
Gen 15:12  Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abram, Y HE AQUÍ QUE EL TEMOR DE UNA GRANDE OSCURIDAD CAYÓ SOBRE ÉL.
Observe que una gran oscuridad cayó sobre el lugar donde estaba Abraham, esto le dio temor, Abraham, un hombre acostumbrado a pernoctar en el desierto y en lugares desolados no debería tener temor de la oscuridad, sin embargo ese día sintió temor, ¿A causa de qué sintió temor? Tenga esto en cuenta para la conclusión final, observemos ahora lo siguiente: En Éxodo 20:1-26 ciertamente encontramos el relato de lo que sucedió aquel día cuando el Señor entregó los 10 mandamientos, aquel día cuando: Éxodo 20:18  Todo el pueblo observaba el estruendo y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos.
.19  Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos.  .20  Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.
.21  Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios.  .22  Y Jehová dijo a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Vosotros habéis visto que he hablado desde el cielo con vosotros.

Observemos aquí que en el verso 21 dice que MOISÉS SE ACERCÓ A LA OSCURIDAD en la que estaba el Señor. También aparte de todo lo anterior también consideremos: Deu 4:10  El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos;
Deu 4:11  y os acercasteis y os pusisteis al pie del monte; Y EL MONTE ARDÍA EN FUEGO HASTA EN MEDIO DE LOS CIELOS CON TINIEBLAS, NUBE Y OSCURIDAD;

Donde justamente el escritor se refiere al evento de aquel día que el Señor entregó los 10 mandamientos. Lo reafirma en: Deu 5:22  Estas palabras habló Jehová a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, DE LA NUBE Y DE LA OSCURIDAD, a gran voz; y no añadió más. Y las escribió en dos tablas de piedra, las cuales me dio a mí.

Como vamos viendo se repite un patrón ¿Cuál patrón? También en el nuevo testamento lo encontramos en el pasaje que relata los hechos de la muerte en el madero de nuestro Señor, léalo en: Mateo 27:45  Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. Lo reafirma también: Lucas 23:44  Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.
Ahora si con todos estos elementos de juicio, podemos mirar lo que sucedió aquel día que los sacerdotes no pudieron ministrar y entender porque Salomón dijo: 1ra Reyes  8:12  Entonces dijo Salomón: JEHOVÁ HA DICHO QUE ÉL HABITARÍA EN LA OSCURIDAD.
Si miramos ahora:  1ra Reyes  8:11  Y los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar por causa de la nube; PORQUE LA GLORIA DE JEHOVÁ HABÍA LLENADO LA CASA DE JEHOVÁ.

La palabra aquí emplead para decir “gloria”, es la palabra: kabôd (כָּבויד), Kabôd se refiere al gran peso físico de algún objeto. (por implicación también se usa en el sentido de – honra, reputación, riqueza, etc.)

RESPUESTA FINAL
Todo lo anterior para entender que: Ese día los sacerdotes no pudieron ministrar debido a que la casa se había llenado de una nube de color negro, y tan espesa,  a tal grado que no se podían ver el uno al otro y les era dificultoso estar dentro de la casa por sentir tal peso.

De allí que Salomón dijese a continuación de haber presenciado y sentido todo esto lo siguiente: 1ra Reyes 8:12  Entonces dijo Salomón: JEHOVÁ HA DICHO QUE ÉL HABITARÍA EN LA OSCURIDAD.

Espero que lo hayas entendido mi estimado, esta es la razón del porque no pudieron ministrar ese día los sacerdotes con todo y que se habían santificado y purificado para esa ocasión. Léete también 2da Samuel 22:10-12


1ra Reyes  8:10  Y cuando los sacerdotes salieron del santuario, la nube llenó la casa de Jehová.  1ra Reyes  8:11  Y los sacerdotes no pudieron permanecer para ministrar por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Jehová.

FIN DEL TEMA

martes, 30 de diciembre de 2014

¿LOS PACTOS O LOS VOTOS?


¿LOS PACTOS O LOS VOTOS?
 
PARTE I/II
 
Hoy día la gran mayoría de las iglesias y de los creyentes están dentro de lo que se ha denominado “Doctrina de Prosperidad”, dicha doctrina se fundamenta en algunos versos aislados y sin claridad contextual ni paralelismo adicional en otros libros,  para introducir al creyente ingenuo dentro del más grande de los errores doctrinales del ultimo tiempo.
 
Los supuestos “ministros” del evangelio que apoyan dicha doctrina lo hacen en un afán desmedido de obtener ganancias a costa de la credulidad e ignorancia de las personas, son individuos muy hábiles que usan la palabra del Señor como fuente de ganancia deshonesta bajo el supuesto de que: “Dios te va a bendecir según lo que tu le entregues a él”, y ponen a los ingenuos e ignorantes a pactar por cualquier necesidad que tengan en sus vidas.
 
Es necesario que clarifiquemos que los “pactos” no son lo mismo que la “siembra”, la “siembra” es una doctrina legitima y bíblica(véase estudio adicional sobre la siembra), pero los “pactos” son un error desde todo punto de vista como lo vamos a demostrar mas adelante, tampoco los “pactos” son lo mismo que los “votos”, los maestros y promulgantes de la doctrina de prosperidad deliberadamente mezclan los tres conceptos para sumir al creyente indocto en el error y la confusión, estos hombres y mujeres deliberadamente utilizan la palabra siembra, pacto y voto como si se tratara de la misma cosa, logrando confundir al neófito, veamos su significado en el diccionario hebreo Strong/Davar:
 
VOTO: H5087  נָדַר nadár; raíz prim.; promesa (pos., hacer o dar algo a Dios):-(hacer, pagar) votos, prometer, voto.
H5088  נֶדֶר néder; o
נֵדֶר néder; de 5087; promesa (a Dios); también (concr.) cosa prometida:-(lo) prometido, voto.
 
PACTO: H1285  בְּרִית berít; de 1262 (en el sentido de cortante [como 1254]); pacto (porque se hace pasando en medio de pedazos de carne):-aliado, confederación, convenir, hacer alianza, pacto, prometer.
H1262  בָּרָה bará; raíz prim.; seleccionar; también, cortar (madera)
 
SIEMBRA: H2232  זָרַע zará; raíz prim.; sembrar; fig. diseminar, plantar, fructificar:-dar fruto, concebir, esparcir, plantar, sembrar, (que no ) quede ni memoria, que se haya de sembrar, el que siembra, ser fecunda.
 
OFRENDA: H7133  קָרְבָּן corbán; o קֻרְבָּן curbán; de 7126; algo acercado al altar, i.e. presente u ofrenda sacrificial:-oblación, ofrecer, ofrenda, víctima.(Lev. Capítulos 2,3,4)
 
Desde el principio se ve que las palabra “voto”, “pacto” y  “siembra” son tres cosas diferentes.
 
DIFERENCIA ENTRE VOTO Y PACTO
El error más frecuente es confundir que la palabra voto sea la misma que pacto, pero aquí hemos demostrado que la palabra  H5087  נָדַר nadár(voto); raíz primitiva es una raíz idiomática hebrea, lo mismo que la palabra H1285  בְּרִית berít(pacto); de 1262 proviene de la palabra 1262 raíz idiomática H1262  בָּרָה bará(cortar); raíz primitiva, con lo cual es imposible que la palabra “pacto” y “voto” deriven de la misma raíz, en consecuencia en virtud de esta desigualdad de origen no pueden nunca significar lo mismo.
 
Un “pacto” es a la luz de la Biblia una alianza que se establece entre Dios y el hombre, pero es Dios quien toma la iniciativa en dicho pacto y no el hombre.
 
Son  importantes los verbos que se usan: «Estableceré mi pacto contigo» (Gen 6:18), literalmente, «mantendré firme» o «confirmaré» mi «alianza». «Y pondré mi pacto entre mí y ti» (Gen 17:2; «cumpliré». «Y Él os anunció su pacto» (Deu 4:13). «Mi pacto que yo les mandé» (Jos_7:11). «Me he acordado de mi pacto. Por tanto  os librare de su servidumbre» (Exo_6:5-6). Dios no rechazará a Israel por su desobediencia ni los desechará «hasta consumirlos, invalidando mi pacto con ellos» (Lev 26:44). «Ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres» (Deu_4:31). El verbo más común es «cortar» [karat] un pacto, que siempre se traduce como en Gen 15:18  «Jehová hizo un pacto». Este uso parece derivarse de la ceremonia descrita en Gen 15:9-17 (Jer 34:18), en la que Dios se aparece como «una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos» (Gen 15:17). Todos estos verbos aclaran que en todos los casos la iniciativa es de Dios; es quien establece y cumple los pactos y no el hombre., nunca en la Biblia se usa el término para decir que es el hombre quien toma la iniciativa de hacer pacto con Dios.
 
Por el contrario la palabra voto es la utilizada para describir un compromiso que se eleva ante Dios en el cual es el hombre quien toma la iniciativa. La palabra del Señor reglamenta dichos votos como veremos a continuación, pero debe quedar desde ahora claro que no es lo mismo un “pacto” que un “voto”, lo que el hombre puede hacer es un “voto” o compromiso con Dios, pero nunca un “pacto”, ya Dios hizo todos los pactos que tenia que hacer con el hombre.
 
EL VOTO
1. El «voto» incondicional: es un «juramento» mediante el cual una persona se compromete sin esperar recompensa: «Pagaré mis votos a Jehová delante de todo su pueblo» (Salmos 116:14). Quien así se compromete está obligado a cumplir. Una vez pronunciada, la palabra votiva tiene la misma fuerza de un juramento que, en la mayoría de los casos, no puede violarse: «Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca» (Num 30:2).
 
2. El «voto» condicional: generalmente contiene una cláusula previa detallando las condiciones necesarias para el cumplimiento del voto: «E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios  y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti» (Gen 28:20-22). Los votos, por lo general, se hacían en situaciones muy serias. Jacob necesitaba la seguridad de la presencia del Señor antes de partir para Padan-aram. Jefté hizo un «voto» precipitado antes de salir para la batalla (Jueces 11:30; Num 21:1-3); cuando Ana hizo su «voto», deseaba un niño de todo corazón (1 Samuel 1:11).
 
CARACTERISTICAS DE LOS VOTOS
Primero, un «voto» siempre es para Dios. Segundo, el «voto» es voluntario y está abierto a cualquiera. En el Antiguo Testamento el «voto» no es patrimonio de personas piadosas ni es un requisito religioso. Tercero, una vez hecho el «voto» debe cumplirse. Un «voto» no se puede anular. Salvo algunas excepciones como en: (Lev 27:1-25 y Num 30:1-8).
 
nadár;  significa también una clase de ofrenda: «Allá llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, la ofrenda alzada de vuestras manos, vuestras ofrendas votivas, vuestras ofrendas voluntarias» (Deu 12:6). En particular el vocablo indica algún tipo de ofrenda por la paz u «ofrenda votiva» (Esd 7:16). A Dios se le podía ofrendar todo lo que no le fuera abominable (Lev 27:9;  Deu 23:18), incluyendo el servicio propio (Lev 27:2).
 
Mientras que los paganos pensaban en términos de alimentar o cuidar a sus dioses, Dios rechaza esta intención en el cumplimiento de los «votos» dirigidos a Él (Salmo 50:9-13 -- .9  No tomaré de tu casa becerros,  Ni machos cabríos de tus apriscos. .10  Porque mía es toda bestia del bosque,  Y los millares de animales en los collados.   .11  Conozco a todas las aves de los montes,  Y todo lo que se mueve en los campos me pertenece. .12  Si yo tuviese hambre,  no te lo diría a ti;  Porque mío es el mundo y su plenitud.
.13   ¿He de comer yo carne de toros,  O de beber sangre de machos cabríos? .14  Sacrifica a Dios alabanza,  Y paga tus votos al Altísimo; .15  E invócame en el día de la angustia;  Te libraré,  y tú me honrarás.).
 
El salmo es sumamente categórico y establece que Dios no está interesado en que tu le ofrezcas nada material, ya todo eso es de él, Dios dice en este salmo que lo que el quiere es tu le alabes y cumplas lo que prometiste y luego el te librara en el día de la angustia para que le des la gloria y la honra. En el paganismo el dios recompensa al cultuante por razón de su ofrenda y en proporción a su tamaño.
Era una relación contractual que obligaba al dios a cancelar su deuda con el cultuante. En Israel nunca existió una relación como esta.
 
Cuando leemos Deu 23:21-23 por ninguna parte dice que Dios te va a recompensar por lo que tu prometas y dice además que por abstenerte de prometer no habrá pecado en ti, quiere decir que por el simple hecho de prometer ya estas pecando, también lo dice en Eclesiastés 5:1, el que le promete dice Dios que ya está haciendo mal, tampoco en todo el pasaje de Eclesiastés 5:1-7 se ve que Dios esté obligado a cumplir con algo en contraprestación, más bien dice que quien prometa ya ha pecado con su boca.
 
Todos los “seudocreyentes” que se acercan a Dios para dizque hacerle un “pacto” están en pecado, Dios lo que quiere es que tu lo alabes y tengas una genuina amistad con él, Dios no es un negociante que va a estar dándote plata o dinero o cumpliéndote tus caprichos para que lo puedas amar, si así fuera entonces eso estaría en contra de lo que dice su palabra en: Psa 37:4  Deléitate asimismo en Jehová,
 Y él te concederá las peticiones de tu corazón.
 
¿Quieres algo del Señor? Deléitate en él, ya no te dejes engañar por la falsa doctrina y sus falsos ministros.
 
VOTO: H5087  נָדַר nadár; raíz prim.; promesa (pos., hacer o dar algo a Dios):-(hacer, pagar) votos, prometer, voto.
 
PACTO: H1285  בְּרִית berít; de 1262 (en el sentido de cortante [como 1254]); pacto (porque se hace pasando en medio de pedazos de carne):-aliado, confederación, convenir, hacer alianza, pacto, prometer.
 


PARTE II/II

LOS FALSOS MINISTROS

Y SU AVARICA CON LOS PACTOS
Continuación…

Salmos 37:4  Deléitate asimismo en Jehová,

 Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

Quienes enseñan la doctrina de “los pactos” se olvidan deliberadamente de muchos principios bíblicos que Dios ha establecido en su palabra convirtiendo a Dios en una especie de negociante que esta dispuesto a bendecirte solo de acuerdo a lo que tu le des, la pregunta es: ¿y si la persona es tan pobre que no tenga nada que dar como queda ella?

Desde todos los ángulos esta doctrina está diseñada para aquellas personas que en realidad no aman al Señor y solo buscan es la solución “inmediata a sus problemas” por medio de un “pacto”

Estos “ministros” ignoran Josué 1:7-8 donde la palabra dice bien clarito que si nos esforzamos por poner en practica la palabra y meditarla seremos prosperados en todo lo que emprendamos, también ignoran Deuteronomio 28:1-14 donde dice que la obediencia al Señor es causa de que seamos bendecidos en todas las cosas.

Pero bien dijo el Apóstol Pablo hablando por el Espíritu Santo cuando dijo en: 1Ti 4:1  Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,  escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

La doctrina de prosperidad en el punto de “los pactos” tiene un elemento abiertamente maligno que aparta a la gente del amor genuino que se debe tener para el Señor nuestro Dios “reduciéndolo” a un ser que esta dispuesto a complacerte en virtud de lo que tu pactes.

LA ADVERTENCIA DEL SEÑOR AL RESPECTO

1Ti 6:3  Si alguno enseña otra cosa,  y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo,  y a la doctrina que es conforme a la piedad,

1Ti 6:4  está envanecido,  nada sabe,  y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras,  de las cuales nacen envidias,  pleitos,  blasfemias,  malas sospechas,

1Ti 6:5  disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad,  que toman la piedad como fuente de ganancia;  apártate de los tales.

1Ti 6:6  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;

1Ti 6:7  porque nada hemos traído a este mundo,  y sin duda nada podremos sacar.

1Ti 6:8  Así que,  teniendo sustento y abrigo,  estemos contentos con esto.

1Ti 6:9  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo,  y en muchas codicias necias y dañosas,  que hunden a los hombres en destrucción y perdición;

1Ti 6:10  porque raíz de todos los males es el amor al dinero,  el cual codiciando algunos,  se extraviaron de la fe,  y fueron traspasados de muchos dolores.

1Ti 6:11  Mas tú,  oh hombre de Dios,  huye de estas cosas,  y sigue la justicia,  la piedad,  la fe,  el amor,  la paciencia,  la mansedumbre.

1Ti 6:12  Pelea la buena batalla de la fe,  echa mano de la vida eterna,  a la cual asimismo fuiste llamado,  habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

 
La palabra del Señor nos enseña en:

2Ti 3:1  También debes saber esto:  que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

2Ti 3:2  Porque habrá hombres amadores de sí mismos,  avaros,  vanagloriosos,  soberbios,  blasfemos,  desobedientes a los padres,  ingratos,  impíos,

2Ti 3:3  sin afecto natural,  implacables,  calumniadores,  intemperantes,  crueles,  aborrecedores de lo bueno,

2Ti 3:4  traidores,  impetuosos,  infatuados,  amadores de los deleites más que de Dios,

2Ti 3:5  que tendrán apariencia de piedad,  pero negarán la eficacia de ella;  a éstos evita.

2Ti 3:6  Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados,  arrastradas por diversas concupiscencias.

 
¿Si estos no son los postreros días entonces cuales serán?

2Ti 4:3  Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina,  sino que teniendo comezón de oír,  se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,

2Ti 4:4  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

Hoy día es el postrer tiempo, la apostasía está en efecto y  cada predicador apostata busca su propio provecho en lugar de buscar lo de Dios, por eso surgen estas falsas doctrinas que tienen un asidero en lo correcto y un pie falso en el error, confundiendo a los creyentes indoctos, por eso es que justamente el pueblo de Dios pereció según Óseas 4:6-9 por falta de conocimiento, sus pastores nunca quisieron enseñarles la palabra para aprovecharse del pecado de ellos.

Óseas 4:6  Mi pueblo fue destruido,  porque le faltó conocimiento.  Por cuanto desechaste el conocimiento,  yo te echaré del sacerdocio;  y porque olvidaste la ley de tu Dios,  también yo me olvidaré de tus hijos.

Óseas 4:7  Conforme a su grandeza,  así pecaron contra mí;  también yo cambiaré su honra en afrenta.

Óseas 4:8  Del pecado de mi pueblo comen,  y en su maldad levantan su alma.

Óseas 4:9  Y será el pueblo como el sacerdote;  le castigaré por su conducta,  y le pagaré conforme a sus obras.

Cuando alguien espera que Dios le responda en virtud del dinero que le va a ofrecer está cometiendo un gravísimo error y la ira de Dios de seguro vendrá tarde o temprano sobre esa persona pues ha dejado de amar al Señor y lo tiene solo como un negociante.

Cuando la palabra del Señor dice en: 3Juan 1:2  Amado,  yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas,  y que tengas salud,  así como prospera tu alma.

Si usted se lee todo el libro, léalo…

3Jn 1:1  El anciano a Gayo,  el amado,  a quien amo en la verdad.

3Jn 1:2  Amado,  yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas,  y que tengas salud,  así como prospera tu alma.

3Jn 1:3  Pues mucho me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio de tu verdad,  de cómo andas en la verdad.

3Jn 1:4  No tengo yo mayor gozo que este,  el oír que mis hijos andan en la verdad.

3Jn 1:5  Amado,  fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos,  especialmente a los desconocidos,

3Jn 1:6  los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor;  y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios,  para que continúen su viaje.

3Jn 1:7  Porque ellos salieron por amor del nombre de El,  sin aceptar nada de los gentiles.

3Jn 1:8  Nosotros,  pues,  debemos acoger a tales personas,  para que cooperemos con la verdad.

3Jn 1:9  Yo he escrito a la iglesia;  pero Diótrefes,  al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos,  no nos recibe.

3Jn 1:10  Por esta causa,  si yo fuere,  recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros;  y no contento con estas cosas,  no recibe a los hermanos,  y a los que quieren recibirlos se lo prohibe,  y los expulsa de la iglesia.

3Jn 1:11  Amado,  no imites lo malo,  sino lo bueno.  El que hace lo bueno es de Dios;  pero el que hace lo malo,  no ha visto a Dios.

3Jn 1:12  Todos dan testimonio de Demetrio,  y aun la verdad misma;  y también nosotros damos testimonio,  y vosotros sabéis que nuestro testimonio es verdadero.

3Jn 1:13  Yo tenía muchas cosas que escribirte,  pero no quiero escribírtelas con tinta y pluma,

3Jn 1:14  porque espero verte en breve,  y hablaremos cara a cara.

3Jo 1:15  La paz sea contigo.  Los amigos te saludan.  Saluda tú a los amigos,  a cada uno en particular.

 
Está hablando de un discípulo que estaba dando fruto en su vida espiritual, por lo cual  legalmente hablando el apóstol Juan podía declararle dicha palabra de bendición, pero en este tiempo presente los “seudocreyentes” pretenden recibir la “bendición económica” sin sufrir la sana doctrina y sin estar dando el fruto espiritual, quien desee recibir lo que pide de Dios debe dar fruto espiritual, Dios no va a dar ninguna bendición adicional a las que ha establecido en su palabra a menos que se satisfaga esta condición, lea: Juan 15:16  No me elegisteis vosotros a mí,  sino que yo os elegí a vosotros,  y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto,  y vuestro fruto permanezca;  para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre,  él os lo dé.

El fruto espiritual debe permanecer para que cualquier cosa que pidiéremos al padre en el nombre de Jesús  nos sea dado siempre y cuando sea conforme a la voluntad de Dios, Galatas 5:22-23 dice cal es el fruto que debe estar en ti y permanecer.

 
No te dejes engañar:

 
Tit 1:10  Porque hay aún muchos contumaces,  habladores de vanidades y engañadores,  mayormente los de la circuncisión,

Tit 1:11  a los cuales es preciso tapar la boca;  que trastornan casas enteras,  enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene.

 
Los ministros que llevan a las personas a hacer pactos lo hacen es por avaricia y por un deseo de enriquecerse, pero en ningún momento están sirviendo a Dios, están sirviendo a sus propios vientres, el amor de Dios no está allí, huye de los tales, sino lo haces también recibirás amonestación de parte de Dios como lo dice en Oseas 4:8-9.

 
FIN DEL TEMA
 

 

 

lunes, 29 de diciembre de 2014

FALSA DOCTRINA DE MALDICIONES GENERACIONALES

FALSA DOCTRINA DE MALDICIONES GENERACIONALES
Esta es una falsa doctrina que en algunos medios evangélicos se les denomina maldiciones intergeneracionales o hereditarias; en el presente estudio demostraremos que es un tremendo error enseñar estas herejías, pero antes es necesario hacer una diferencia entre lo que es una enfermedad física que tenga características hereditarias sobre lo que la gente podría llegar a considerar una maldición hereditaria, científicamente se ha demostrado que existen caracteres recesivos y genes que pasan de una generación a otra, de eso no hay duda, por eso es que los rasgos físicos y aun otros aspectos de la personalidad de la persona (el antecesor) se ven reflejados en el descendiente (el hijo), estos rasgos pueden ser cosas buenas o malas y en estas cosas malas podemos anotar las enfermedades que se heredan, pero debe quedar claro que no es por causas espirituales, sino que obedecen a mutaciones en la genética, la cual puede ser originada por la exposición a algún agente radioactivo o contaminante (el caso de los mineros con el mercurio) o patógeno a la que pudo haber estado expuesto el antecesor, en otros casos obedece a medicamentos mal administrados durante el embarazo que causan mutaciones en el feto, todas estas causas no tienen nada que ver con el área espiritual, son todas causas físicas, en otras ocasiones la madre o el padre tuvo algún tipo de fármaco-dependencia (alcohol, drogas, etc) lo que origina que su semilla (semen) o el sistema reproductor funcione mal (ovarios, ovulo, etc), engendrando o concibiendo fetos con malformaciones o con algún tipo deficiencia mental o física que los indoctos podrían interpretar como alguna maldición generacional, aun el exceso de trabajo físico y mental en el padre durante mucho tiempo por increíble que parezca podría llegar a afectar a sus futuros hijos, pues su semilla (semen) no tendría la fuerza necesaria para engendrar hijos lo suficientemente sanos, como podemos ver una cosa son las causas físicas y otras las espirituales.

También vale la pena decir que una cosa son las maldiciones lanzadas y otras las auto impuestas, para ampliar este tema favor leer nuestro estudio “LAS MALDICIONES LANZADAS, LAS AUTO IMPUESTAS Y COMO NOS AFECTAN” y que ninguna de estas dos tienen nada que ver con las supuestas maldiciones hereditarias. ¿De donde se agarran los indoctos para enseñar está falsa doctrina?
 
Exo 20:5  No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

Deu 5:9  No te inclinarás a ellas ni las servirás porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

Exo 34:7  que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.

Estos tres versos anteriores son la base del error doctrinal de los indoctos, le sugiero que lea nuestro estudio “LOS TRES INQUILINOS INDESEABLES:    LA INIQUIDAD, LA REBELION Y EL PECADO” para que obtenga una definición mas clara de estos conceptos, cuando lo lea se dará cuenta de que la iniquidad es la expresión interna de un corazón no arrepentido, que induce a la rebelión, es decir, a que la persona desobedezca, y habiendo desobedecido, se produce lo que normalmente llamamos pecado, por lo cual la iniquidad es algo que reside dentro del corazón no arrepentido y hace parte de todo el proceso pecaminoso del hombre, mostrando el Señor por medio de su palabra que la sanidad que él trae al hombre es de adentro hacia fuera.

Escudriñaremos ahora las escrituras para saber realmente que es lo que dicen estos tres versos, en todos tres aparece la palabra “visitar”, esta palabra es la palabra hebrea H6485 פָּקַד pacád es una raíz primaria; con una gran cantidad de significados (60 aprox.) que se obtienen por analogía de su significado primario, el cual es: visitar con intención amistosa u hostil.

Ejemplos: (a) en forma amistosa Gen_21:1, Exo_3:16  (b) en forma hostil  Jer_9:9 (esto hay que leerlo en el original para que pueda encontrar la palabra, en español no la encontrara)

De manera reflexiva también tiene aproximadamente 60 significados distintos cuando se usa en voz pasiva, así que estamos frente a un término de difícil interpretación cuando se le consideramos por si solo, por lo cual es necesario que lo miremos dentro del contexto para interpretar correctamente la intención del texto.

Los indoctos interpretan que “visitar” en el contexto no es visitar con una intención hostil, sino que de plano el Señor pone la maldición sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación juzgando de manera descuidada estos versos, no observando que “, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado (Exo 34:7b)” por lo que el contexto nos dice que aquel que no tenga culpa por muy hijo o descendiente que sea no podrá llevar la culpa de su antecesor, y que además perdona a aquel que se arrepiente y le guarda misericordia hasta mil generaciones  (Exo 34:7a), observe que Dios visitara con intenciones hostiles solo a aquellos que le aborrezcan como termina diciendo los versos Exo 20:5 y Deu 5:9, y uno de los significados de la palabra pacád es justamente empadronar “visitar como un empadronador en un censo”, Dios visita a aquellos que usan de la idolatría, pues si se toma el tiempo de leer todo Exodo 34 encontrara que se habla es sobre la idolatría que los pueblos vecinos tenían, advirtiéndoseles a los israelitas al respecto del pago de hacer lo mismo, en Exodo 20:5 y en Deu 5:9 el tema es especifico, se habla de la idolatría, por lo cual es entendible que el Señor habla es exclusivamente de aquellos que son idolatras y por medio de la idolatría mostraban su rechazo y aborrecimiento a Dios, en otras palabras, Dios visita como un empadronador de censo a aquellas casas (familias) idolatras para ver si sus descendientes han aprendido las malas mañas idolatritas de los padres, teniendo en cuenta que si alguien es inocente (no es idolatra) será libre de su intención hostil, así que por ninguna parte se ve que Dios ponga alguna maldición que se herede, por otra parte en ninguno de los versos se menciona la palabra maldición ni en el original ni en el español, así que queda sin fundamento dicha falsa doctrina de maldiciones hereditarias. Ahora bien cualquier contencioso podría decir que en los versos en mención se habla en general de la “maldad de los padres”, bueno en todo caso tampoco es valido que dicha maldad se herede sobre los hijos como hemos explicado anteriormente, cambie entonces la palabra “idolatría” que hemos usado por “maldad de los padres” y obtendrá el mismo resultado, no hay maldición que se herede, pues eso seria decir que Dios es injusto e inculpa de pecado a aquel que no lo cometió y eso equivaldría a decir que los hijos cargarían con las maldades de sus padres, cosa que no es cierta, así que por ningún lado se ve que el hijo herede lo malo del padre ni que Dios ejecute juicio sobre el hijo por el simple hecho de que el padre haya hecho lo malo.

Si aun quedan dudas consideremos lo siguiente: la palabra usada en estos tres pasajes para decir “maldad / Iniquidad” es la palabra hebrea H5771

awon (ועַ H5771) «iniquidad; culpa; castigo»

virtualmente es la misma palabra en el original, sin embargo los indoctos pretenden hacerle creer a la gente que iniquidad es diferente de maldad se da a entender que la iniquidad es cuando la persona es “super perversa” y abiertamente está apartada de Dios y ha hecho cosas que Dios abomina, y que dicha persona ha perseverado en lo mas malo que alguien pudiera haber hecho y al tiempo que le dicen a la gente que eso lo vienen arrastrando desde varias generaciones  llegando inclusive a hablar de “ríos de iniquidad”, nada mas alejado de la realidad, iniquidad es equivalente a maldad, a pecado, a rebelión, y a trasgresión, le sugiero que lea nuestro estudio “LOS TRES INQUILINOS INDESEABLES:    LA INIQUIDAD, LA REBELION Y EL PECADO”, para tener una definición más ampliada del original de estos términos.

Eze 18:30  Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice Jehová el Señor. Convertíos, y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina.

Así que por ninguna parte se ve que exista una maldición que se herede ni que Dios la ponga sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación, todo es producto de una falsa doctrina que pretende esclavizar a las personas al hombre (al pastor de turno), llevando las personas a los famosos encuentros para dizque “romperle” las supuestas maldiciones generacionales, me gustaría preguntarles a esos falsos pastores ¿Quién le rompió a ellos sus maldiciones generacionales? ¿Otro Pastor? ¿y quien a su vez se las rompió a ese otro pastor? Imagine eso… realmente es una enseñanza que no tiene ningún fundamento bíblico sano, por el contrario es una doctrina sacada de los mismos infiernos, ya que todo aquel que pretenda dizque romper maldiciones, esta diciéndole al Señor que su sacrificio en la cruz no fue suficiente y que él (el pastor) tiene que orar para romper una maldición hereditaria que el sacrificio del Señor no fue capaz de romper, todo aquel que enseñe esta doctrina de error se va para el infierno pues habrá negado al  Señor, habrá negado el sacrificio de su sangre como lo dice: 2da Pedro 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

Si aun no ha quedado satisfecho, siga leyendo…
 
Queda claro que por ninguna parte aparece la palabra “maldición” ni mucho menos la palabra “heredada” o cualquier otro termino que indique o sugiera que Dios castigue a los hijos por los pecados de los padres.
Deu 24:16  Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado.
Hasta cualquiera con dos dedos de frente puede entender que el que la cometa es quien la pagara y por ende el pecado del padre no será puesto sobre el hijo, así que por ninguna parte sale eso de “maldiciones hereditarias”.
En Prov 26:2 encontramos que: Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo,
 Así la maldición nunca vendrá sin causa.
Siempre habrá una causa para la maldición, la causa de la maldición es el pecado, pero esa consecuencia es sobre todo aquel que la cometa no sobre el descendiente, lo podemos leer en: Deu 27:15-26 
Deu 27:15  Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición, abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.
.16  Maldito el que deshonrare a su padre o a su madre.(E) Y dirá todo el pueblo: Amén. .17  Maldito el que redujere el límite de su prójimo. Y dirá todo el pueblo: Amén. .18  Maldito el que hiciere errar al ciego en el camino Y dirá todo el pueblo: Amén.
.19  Maldito el que pervirtiere el derecho del extranjero, del huérfano y de la viuda.(H) Y dirá todo el pueblo: Amén. .20  Maldito el que se acostare con la mujer de su padre, por cuanto descubrió el regazo de su padre. Y dirá todo el pueblo: Amén. .21  Maldito el que se ayuntare con cualquier bestia. Y dirá todo el pueblo: Amén.
.22  Maldito el que se acostare con su hermana, hija de su padre, o hija de su madre. Y dirá todo el pueblo: Amén. .23  Maldito el que se acostare con su suegra. Y dirá todo el pueblo: Amén. .24  Maldito el que hiriere a su prójimo ocultamente. Y dirá todo el pueblo: Amén. .25  Maldito el que recibiere soborno para quitar la vida al inocente. Y dirá todo el pueblo: Amén. .26  Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para hacerlas. Y dirá todo el pueblo: Amén. 
Observe que en todos los versos aparece en singular la persona que recibe la maldición, no dice por ninguna parte que la maldición sea impuesta a los descendientes (plural), así que no se ve por ninguna parte que exista una “maldición hereditaria”
Para dejar más claro lo que venimos tratando considere ahora:
Eze 18:1   Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:
.2  ¿Qué pensáis vosotros, los que usáis este refrán sobre la tierra de Israel, que dice: Los padres comieron las uvas agrias, y los dientes de los hijos tienen la dentera? .3  Vivo yo, dice Jehová el Señor, que nunca más tendréis por qué usar este refrán en Israel. .4  He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.
.5  Y el hombre que fuere justo, e hiciere según el derecho y la justicia; .6  que no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni se llegare a la mujer menstruosa, .7  ni oprimiere a ninguno; que al deudor devolviere su prenda, que no cometiere robo, y que diere de su pan al hambriento y cubriere al desnudo con vestido,
.8  que no prestare a interés ni tomare usura; que de la maldad retrajere su mano, e hiciere juicio verdadero entre hombre y hombre, .9  en mis ordenanzas caminare, y guardare mis decretos para hacer rectamente, éste es justo; éste vivirá, dice Jehová el Señor. .10  Mas si engendrare hijo ladrón, derramador de sangre, o que haga alguna cosa de estas, .11  y que no haga las otras, sino que comiere sobre los montes, o violare la mujer de su prójimo, .12  al pobre y menesteroso oprimiere, cometiere robos, no devolviere la prenda, o alzare sus ojos a los ídolos e hiciere abominación, .13  prestare a interés y tomare usura; ¿vivirá éste? No vivirá. Todas estas abominaciones hizo; de cierto morirá, su sangre será sobre él. .14  Pero si éste engendrare hijo, el cual viere todos los pecados que su padre hizo, y viéndolos no hiciere según ellos; .15  no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel; la mujer de su prójimo no violare, .16  ni oprimiere a nadie, la prenda no retuviere, ni cometiere robos; al hambriento diere de su pan, y cubriere con vestido al desnudo; .17  apartare su mano del pobre, interés y usura no recibiere; guardare mis decretos y anduviere en mis ordenanzas; éste no morirá por la maldad de su padre; de cierto vivirá. .18  Su padre, por cuanto hizo agravio, despojó violentamente al hermano, e hizo en medio de su pueblo lo que no es bueno, he aquí que él morirá por su maldad. .19  Y si dijereis: ¿Por qué el hijo no llevará el pecado de su padre? Porque el hijo hizo según el derecho y la justicia, guardó todos mis estatutos y los cumplió, de cierto vivirá. .20  El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.
En el verso 2 encontramos que l oque la gente en Israel consideraba una “maldición hereditaria”, el Señor lo llama simplemente “refrán”, quedando por sentado en el verso 3 que nunca más tendrían que usar dicho refrán afirmando en el verso 4 que todo aquel que la cometa la pagara, así que por ninguna parte sale eso de “maldición hereditaria”, es a todas luces una falsa doctrina. Y si de generaciones se trata, se habla de tres generaciones, verso 5, verso 10 y verso 14, la primera generación hace lo correcto, pero la segunda  es una generación tibia y morirá por su pecado, pero la tercera al ver los pecados de su antecesor no los hace, y dice claramente en los versos 18, 19 y 20 que el padre por hacer lo malo morirá, y que ese pecado del padre no seria sobre el hijo, textualmente dice que: “el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo, el punto es que la causa de la maldición es el pecado y si el hijo no puede llevar el pecado del padre como ha quedado establecido en este contexto, entonces es imposible que pueda llevar la maldición que era sobre el padre, con lo cual también se ve que no sale por ninguna parte eso de “maldiciones hereditarias”, es una falsa doctrina por donde quiera que usted lo mire. Pero si aun quiere más entonces lea: Jer 31:29  En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera, .30  sino que cada cual morirá por su propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias, tendrán la dentera. .31  He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto  con la casa de Israel y con la casa de Judá. .32  No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. .33  Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. .34  Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.
Todo queda mas claro ahora, aquí se habla del nuevo pacto en la sangre del Señor Jesús, así que
Por ninguna parte se ve que salga eso de “maldición hereditaria”, es más, aun para el impío no hay maldición hereditaria, recuerde que el alma que pecare esa morirá, el que la cometa la pagará, así que ni aun para el impío aplica lo de “maldición hereditaria”.
Si aun quiere más… bueno considere lo siguiente:
Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
Gal 3:13  Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, .14  para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.
2Co 5:17  De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
Col 2:13  Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, Col 2:14  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,
¿Cuál maldición hereditaria?, se trata por todos lados por donde usted lo mire de una falsa doctrina, y es tan peligrosa que todo aquel que la enseñe se está condenado a ser entregado a Satanás como lo dijo Pablo sobre Himeneo y Alejandro a quienes entregó a Satanás para que aprendieran a no blasfemar del Espíritu Santo (1 Tim 1:18-20) por estar enseñando falsas doctrinas.
2 Pedro 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.
Todo aquel que enseña esta falsa doctrina niega el sacrificio de Cristo y traerá sobre si mismo destrucción repentina y sobre todos aquellos que le sigan en sus errores : Mat 15:14  Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.
 
FIN DEL TEMA